lunes, 4 de noviembre de 2013

¡Di NO a morderte las uñas!

Este Tip va para aquellas personas que se muerden las uñas y no logran dejarlo por muchas cosas que hayan probado o simplemente no pueden evitarlo.
Escribo esta entrada desde una experiencia personal ya que yo me las he mordido desde pequeña hasta hace dos meses. ¿Qué como lo he hecho? Pues con mucha fuerza de voluntad, endurecedor e aceite vitamínico.

Debéis saber que lo peor para las uñas es la saliva y para una persona que se muerde ese es su enemigo ya que la saliva tiene un ácido que realentiza el crecimiento de las uñas y además daña a las cutículas creando pieles al rededor de la uña.

Lo primero es sacar fuerza de voluntad de donde se pueda, yo hice una apuesta con una persona cercana de dejar de mordermelas durante un mes por un pintauñas y lo conseguí. Pero claro, el problema llegó cuando me empezaron a crecer. Y es que de la saliva, tenia las uñas extremadamente blandas y me molestaba tocar las cosas, se me doblabanlas uñas o directamente se me rompian los picos o enteras. Así que comencé a cuidarlas mucho, ¿cómo? Con lo siguiente:

Yo he probado muchos endurecedores de muchas marcas pero el único que me resultó fue el de Mavala. Este endurecedor es un líquido bastante fuerte que solo debéis aplicar sobre la punta de la uña(es decir la zona blanca) una vez al día durante una semana y después una vez a la semana o una vez al mes, desprendiendo de lo blandas que estén. Lo bueno de este endurecedor es que tiene una textura líquida muy ligera y se absorbe en seguida, por lo que puede ser usado tanto en hombres como mujeres sin que deje rastro en la uña. Por lo contrario, otro endurecedor que también es bastante eficaz es el de Kiko, pero tiene dos desventajas: que deja las uñas con un acabado en brillo y que en cuanto la capa de brillo desaparece la uña vuelve a estar blanda.

 

Ahora pasamos a hidratar las cutículas. Podemos usar vaselina, aceite de oliva, aceite vitamínico para uñas o bien este que os propongo casero que me ha ido muy bien.  Para hacer este endurecedor utilizaremos: Aceite de almnedras, aceite de oliva, aceite de bebé, quita cutículas(opcional) y un bote donde meterlo. Comenzamos:

  • Cuando tengas limpio el bote llénalo una tercera parte por aceite de almendras, otra 3 parte de aceite de olida y la última tercera parte de aceite de bebé. Después echa un chorro de quita cutículas.   













  • Cierra el bote y bátelo para mezclar todos los productos.

  • A continuación aplica por toda la uña y cutícula un poco de aceite y dando círculos masajes la cutícula para que se absorba el producto ya para darla calor con la llena de los dedos. Este paso puedes repetirlo las veces que quieras cada día.

Aquí os muestro como han cambiado mis uñas en dos meses:



Y en hace varios meses:

Algo muy curioso que he descubierto gracias a haber vivido mi época de morder uñas sé que el nacimiento de la uña es a partir de lo que te has mordido. Es decir, cuando tus uñas crezcan podrás ver que entre la división de uña de lo blanco y lo que esta pegado a la piel verás las irregularidades que hiciste al morderte las uñas. Por lo tanto una razón más para no modértelas. Además de que las uñas con la saliva hacen el efecto de madera mojada y se ensanchan, por lo que su forma no es bonita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario