lunes, 19 de agosto de 2013

Restaurar un pintauñas.

Cuando utilizamos mucho un pintauñas o lo tenemos mucho tiempo, el esmalte se acaba secando y ya no es ligero sino pegajoso.
¿Cómo saber si mi pintauñas esta así? Es sencillo, ábrelo y saca el pincel mojado de esmalte. Si la gota cae rápido quiere decir que está perfecto, si tarda mucho en caer es que está un poco seco, y si no cae la gota es porque está pegajoso y bastante seco.






Muchas personas utilizan para este caso y como solución Acetona pero lo que no saben es que a la larga esta acción separará los elementos del pintauñas.


He de admitir que yo era una de estas personas y por eso sé que se separan y al aplicarlo no se queda bien.






La solución correcta es aplicarle una o dos o tres como mucho gotitas de diluyente. En seguida se recompone el esmalte.

Este diluyente es fácil de encontrar, no importa marca y no es necesario gastarse mucho dinero porque yo me compré el mío en un supermercado. Es de marca blanca y es fantástico.

Este producto es tan eficaz que quise ponerlo a prueba para convencerme. Yo soy una persona que si no tiene un color o no tiene el tono que desea lo hace y un día hice el color que quería de base pero al hacerlo en una superficie plana se me secó. Le eché una gota de diluyente y comencé a remover y efectivamente el esmalte paso de estado sólido a líquido. No aconsejo que echéis mucho diluyente porque puede llegar a estropear el esmalte. Se puede echar cuantas veces se desee pero como máximo tres gotas para no estropearlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario